La representación diplomática de El Salvador en Cuba participó recientemente en la misa de acción de gracias dedicada al beato Monseñor Óscar Arnulfo Romero, realizada en la Catedral de La Habana, Cuba.

La homilía fue presidida por el cardenal Jaime Ortega Alamino, quien destacó el testimonio profético del obispo mártir y la alegría que representa su beatificación para la iglesia y el mundo.

En el acto religioso participaron miembros del cuerpo diplomático acreditados en Cuba, estudiantes salvadoreños de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), feligreses de diferentes órdenes religiosas y seguidores de Monseñor Romero.

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, y el mandatario cubano, Raúl Castro, sostuvieron hoy un cordial encuentro en el Palacio de la Revolución en La Habana, Cuba, con el que sellaron el compromiso de profundizar los lazos de amistad, comercio y cooperación, como parte de una nueva etapa en la relación que se restituyó hace seis años.

El encuentro de carácter privado es el último punto de la agenda de la primera visita oficial que el mandatario salvadoreño ha realizado en compañía de un grupo de funcionarios, quienes sostuvieron reuniones con sus pares cubanos para adelantar detalles de estrategias conjuntas.

Previo al encuentro oficial, el presidente Sánchez Cerén depositó una ofrenda floral ante el monumento al héroe nacional de Cuba, el pensador y poeta José Martí, ubicado en la Plaza de la Revolución.

Especial relevancia ha tenido el área de salud durante esta visita oficial, pues se firmó un convenio para establecer la Misión Milagro en El Salvador y se afianzó también otro instrumento que permitirá acrecentar la cooperación y comercialización de medicamentos.

También el secretario Técnico y de Planificación, Roberto Lorenzana, firmó un convenio sobre deporte comunitario en marcado en el factor de prevención de violencia con el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) de Cuba.

Otros convenios firmados durante la visita para propiciar el intercambio de experiencias se refieren a las áreas de medioambiente y agricultura.

El Salvador y Cuba establecieron relaciones en noviembre de 1902, pero en virtud del triunfo de la revolución cubana  y por decisión unilateral del gobierno salvadoreño fueron suspendidas en marzo de 1961.

El próximo 1 de junio, el mismo día en que el presidente Sánchez Cerén llega a su primer año de gestión, también se cumplirán seis años desde que las relaciones fueron restablecidas.

"Siempre contamos con la solidaridad y el respaldo del pueblo de Cuba, que tiene ese inmenso amor hacia los pueblos del mundo”, ha declarado el jefe de Estado salvadoreño sobre las expectativas de continuar profundizando la cooperación y amistad con la isla caribeña.

Los gobiernos de El Salvador y Cuba establecieron una alianza estratégica para avanzar  en la cooperación e intercambio comercial de medicamentos y también contar con mayores posibilidades de transferencia científica y tecnológica.

El presidente Salvador Sánchez Cerén realizó esta mañana un recorrido por las instalaciones de la institución BioCubaFarma,  en La Habana, dedicada a la producción y comercialización de bienes y servicios de la industria biotecnológica y farmacéutica.

Este centro “ahora es un polo científico” y “para nosotros es muy importante porque se abre, no solo la posibilidad de los medicamentos, sino también la posibilidad del intercambio científico y tecnológico, que para mí país es una urgente necesidad”, expresó el mandatario.

El presidente Sánchez Cerén, junto a una importante delegación de funcionarios, emprendió ayer una visita oficial a Cuba para profundizar las relaciones de amistad y cooperación, como parte de una nueva etapa en las relaciones con la isla, las cuales se restituyeron el 1 de junio de 2014 tras casi medio siglo de distanciamiento.

En esta visita a Cuba se ha oficializado el convenio marco de cooperación interinstitucional entre el grupo de las industrias biotecnológicas y farmacéuticas BioCubaFarma, de la República de Cuba, y el Ministerio de Salud de El Salvador.

Además, se han afinado detalles de la próxima visita a nuestro país de una misión de BioCubaFarma, en junio próximo, para sostener encuentros con las instituciones del Estado encargadas del sistema público de salud.

La “firma de este convenio abre una nueva posibilidad de incrementar más los niveles de cooperación entre Cuba y El Salvador en un área tan importante para mipaís, la salud de mi pueblo”, expresó el jefe de Estado.

Explicó que desde 2009 El Salvador emprendió una profunda reforma del sistema de salud en la que “es parte de nuestra responsabilidad” mejorar la calidad de la atención y de los medicamentos a los que accede la población.

“Visitar este centro BioCubaFarma nos permite tener acceso a medicamentos de calidad”, afirmó el gobernante, al enfatizar que el intercambio recíproco también permitirá que fármacos producidos en El Salvador ingresen al sistema de salud de Cuba, uno de los mejores en el mundo.

En esta visita a la institución cubana acompañaron al presidente el canciller Hugo Martínez; las ministras de Salud, Violeta Menjivar, y de Medio Ambiente, Lina Pohl; el ministro de Agricultura y Ganadería, Orestes Ortez; los secretarios Técnico, Roberto Lorenzana; de Comunicaciones, Eugenio Chicas, y la viceministra de Economía, Luz Estrella Rodríguez.

Estos esfuerzos se realizan para contribuir a garantizar el acceso universal de los pacientes salvadoreños a productos de calidad y novedosos desarrollados por BioCubaFarma a través del establecimiento de acuerdos de suministros con instituciones como el Ministerio de Salud, el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) y Bienestar Magisterial.

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, inició hoy una visita oficial de dos días a Cuba en la que junto a una importante comitiva de funcionarios profundizará las relaciones de amistad y cooperación con el pueblo y gobierno de la isla caribeña. 
 
El jefe de Estado arribó en el Aeropuerto Internacional José Martí, en la ciudad de La Habana, donde fue recibido por el viceministro cubano de Relaciones Exteriores, Rogelio Sierra Díaz.
 
“Esta es una vista oficial para continuar profundizando el intercambio entre El Salvador y Cuba”, dijo el gobernante a su llegada, al expresar su cordial saludo al pueblo cubano, al presidente Raúl Castro y al líder Fidel Castro.
 
El Salvador, tras casi medio siglo de rompimiento, restituyó las relaciones diplomáticas con Cuba el 1 de junio de 2009, día en que inició la administración del expresidente Mauricio Funes, en la cual el presidente Sánchez Cerén ejerció el cargo de vicemandatario.
El dignatario salvadoreño dijo que en estos seis años de relaciones diplomáticas se comenzó con un programa de asistencia técnica y científica y ahora se continuará “con un segundo programa para ampliar y profundizar” la cooperación.
Añadió que gracias al apoyo solidario de Cuba se han fortalecido las políticas sociales en El Salvador, especialmente en las áreas de salud, educación, medio ambiente y adaptación al cambio climático.
 
Asimismo, informó que se tiene previsto crear en nuestro país “un grupo Colmenita”, recogiendo la experiencia cubana con esta agrupación de teatro infantil y con el objetivo de darle oportunidad a la niñez salvadoreña de formarse en la artes escénicas.
 
“Siempre hemos contado con la solidaridad del pueblo y gobierno de Cuba que tiene ese inmenso amor hacia los pueblos del mundo”, expresó el gobernante.
 
Junto al jefe del Gobierno participan en la visita oficial la primera dama de la República, Margarita Villalta de Sánchez, el canciller Hugo Martínez, y los ministros de Economía, Tharsis Salomón López; de Educación, Carlos Canjura; de Agricultura y Ganadería, Oreste Ortez; de Salud, Violeta Menjívar; y de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Lina Pohl.
 
Como parte de la agenda de trabajo destacan la visita del presidente, mañana miércoles, al Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) y un encuentro con directivos de BIOCUBAFARMA.
 
También el estadista salvadoreño colocará una ofrenda floral ante el monumento al héroe nacional cubano, José Martí, y posteriormente será recibido oficialmente en el Palacio de la Revolución, sede del gobierno que dirige el presidente Castro.

Las embajadas y consulados de El Salvador en el mundo realizaron diversas actividades con los compatriotas para unirse a la celebración de la beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez. 

Muchos de los connacionales llegaron a las sedes diplomáticas y consulares para ver la transmisión en vivo de la misa de beatificación de Monseñor Romero. 

Los consulados en Washington D.C, San Francisco, California; Las Vegas, Nevada; Elizabeth, New Jersey; Houston y Dallas, en Texas; Chicago, Illinois; Atlanta, Georgia;  y Long Island, New York, en los Estados Unidos de América desarrollaron otras actividades a manera de homenaje al beato salvadoreño.

También, se sumaron los consulados en México D.F., Comitan de Domínguez, Chiapas; y Monterrey, Nuevo León, en los Estados Unidos Mexicanos.

Asimismo, se unieron a esta fiesta de la Iglesia Católica y del pueblo salvadoreño, las embajadas del país acreditadas en Belice, Canadá, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, Panamá, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Suecia,  y Venezuela.

De igual manera, lo hicieron los consulados en Montreal, Canadá; en Milán, Italia y Barcelona, España.

Las salvadoreñas y salvadoreños en el exterior participaron activamente y con júbilo en esta solemnidad, a través de la transmisión de la ceremonia religiosa, así como en actos culturales, encuentros comunitarios, eucaristías, colocación de ofrendas florales, bendición de imágenes y esculturas, develación de pinturas, entrega de recuerdos y exposición de afiches, entre otras iniciativas.

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, participó hoy con mucho gozo en la beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, ceremonia religiosa a la que asistieron miles y miles de personas junto a delegaciones de todos los continentes y los mandatarios de Ecuador, Panamá y Honduras, así como representantes de los gobiernos de Cuba, Venezuela, Costa Rica, Guatemala y Belice.

El gobernante llegó al templete instalado por la iglesia Católica frente al monumento al Divino Salvador del Mundo, patrono de El Salvador, para participar de la eucaristía en la que el cardenal Angelo Amato leyó en latín la carta en la que el papa Francisco informa sobre la proclamación como beato de Monseñor Romero, cuyo día de celebración será cada 24 de marzo.

La plaza del monumento al Divino Salvador del Mundo, en la capital salvadoreña, es hoy el epicentro de un acto que marca la historia del país: la beatificación de monseñor Óscar Arnulfo Romero, el arzobispo mártir salvadoreño asesinado por predicar el amor al prójimo y denunciar la injusticia social.

La convocatoria ha sido masiva desde tempranas horas del día. La plaza y sus alrededores lucen abarrotados de gente proveniente de todos los rincones de El Salvador y de otros países, católicos y no católicos, en una escena que se repite a lo largo de 57 cuadras en la capital.

“Hay mucha gente, estamos apretados pero bendecidos, porque ha venido gente de otros países, de nuestros hermanos centroamericanos”, dijo María Rivas, salvadoreña residente en Los Ángeles, Estados Unidos, de visita en el país para presenciar en primera fila la beatificación de monseñor Romero.

El presidente Salvador Sánchez Cerén exaltó el gigantesco legado del arzobispo mártir salvadoreño, Óscar Arnulfo Romero, quien hoy es proclamado beato de la iglesia Católica en una eucaristía que reúne a miles de miles de personas en la histórica plaza capitalina del Divino Salvador del Mundo, patrono del país.

El mandatario calificó el ejemplo de vida y obra de monseñor Romero como una invitación a cambiar el paradigma de una sociedad históricamente marcada por la injusticia y desigualdad.

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, se reunió esta tarde con el primer vicepresidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, quien visita el país para participar en la beatificación de monseñor Óscar Arnulfo Romero.

En el encuentro desarrollado en Casa Presidencial, el vicepresidente cubano agradeció la invitación girada por el gobierno salvadoreño para participar en el acto organizado por la iglesia Católica, que tendrá lugar mañan 23 de mayo en la capital del país.

El vicepresidente Díaz-Canel estuvo acompañado de la embajadora de Cuba en El Salvador, Iliana Fonseca; mientras que al mandatario salvadoreño le acompañó su ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, el secretario privado de la Presidencia, Manuel Melgar, y el secretario de Gobernabilidad, Hato Hasbún.

“Aprovechamos para pasar revista a los preparativos de la próxima visita oficial del presidente Sánchez Cerén a Cuba,  y abordamos los temas de la cooperación bilateral entre Cuba y El Salvador”, aseguró el canciller Martínez tras el encuentro.

El mandatario salvadoreño obsequió al vicepresidente de Cuba un cuadro con la imagen de monseñor Romero y agradeció la participación de la delegación cubana en los actos de beatificación.

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, recibió esta tarde al prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos de la iglesia Católica, cardenal Angelo Amato, enviado del papa Francisco para la beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

Al encuentro, celebrado en Casa Presidencial, también asistió monseñor Vicenzo Paglia, postulador de la causa de canonización de Monseñor Romero en el Vaticano; el nuncio apostólico en El Salvador, Léon Kalenga; y el arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas.

El ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, y lo secretarios privado de la Presidencia, Manuel Melgar, y de Gobernabilidad, Hato Hasbún, también participaron en la reunión.

“Todo nuestro pueblo está lleno de alegría y felicidad, su corazón se ha llenado de esperanza”, aseguró el mandatario al delegado del papa a propósito de la ceremonia de beatificación del arzobispo mártir de El Salvador, que se realizará este sábado 23 de mayo en la capital salvadoreña.

Durante el encuentro privado entre el mandatario y el cardenal Amato, este trasladó los saludos del papa Francisco al presidente y al pueblo salvadoreño y se ultimaron también los detalles sobre la misa beatificación, aseguró el canciller Martínez.

“También conversaron sobre los pasos siguientes para la canonización de monseñor Romero y el inicio del proceso de beatificación del padre Rutilio Grande”, agregó el encargado de la diplomacia salvadoreña.

El mandatario hizo entrega de una imagen y una estatuilla de monseñor Romero al cardenal Amato.

Tras el encuentro, el mandatario salvadoreño acompañó al representante del Vaticano al Salón de Honor Presidencial Monseñor Óscar Arnulfo Romero, en donde admiraron la obra de arte alusiva al obispo mártir del pintor salvadoreño Rafael Varela, misma que ocupa la pared principal de este importante espacio de la casa de gobierno.